El simple placer de leer

El simple placer de leer

Por Jorge Postlethwaite

Leer es algo que la mayoría (lo digo sin revisar índices de analfabetismo ) hacemos todos los días. Nos guste o no leemos señalamientos, instrucciones, correos electrónicos, publicaciones gratuitas de Facebook…  Leer por placer, sin embargo, es otro asunto completamente. Cuando se trata de  leer libros de literatura (y no me refiero a manuales de equipos electrónicos)  los porcentajes de adeptos de desploman. No quiero ni ver las últimas estadísticas porque me deprimo. Me deprime saber que a casi nadie le interesa leer a tantos autores brillantes como: Arreola, Borges, Bolaño, Cortázar, Darío, Marías, Millás, Ibargüengoitia, Ribeiro, Rulfo, Vila-Matas, y estos son solo algunos de mis favoritos personales que se catalogan bajo prosa latinoamericana, porque hay otros, muchas más obras monumentales, que me han marcado con fuego, y me entristece que la mayoría no compartan esta devoción. En mi utopía (My Own Private Baja) cuando los amigos se reúnen, en  una fiesta o cena, y la platica se seca, en vez de alguien preguntar cuál fue la última película que viste, preguntaría, ¿cuál fue el último libro que leíste? Casi lloro de pensar en un México así.  Porque hay tanta más riqueza, para mí, en los libros. Y cuando tengo el raro placer de  conocer a un ávido lector es todavía otro obstáculo o  etapa, depende cómo lo quieras ver, encontrar si se comparte el mismo gusto, porque el hecho de leer ficción es equivalente a decir me gusta la música. Simplemente leer poesía a leer prosa es una experiencia completamente diferente. Y luego está el asunto de subgéneros, autores, estilos, nacionalidades…  cada país cuenta con propia rica tradición literaria, un microcosmos de obras y autores.

p.d. Siempre estoy abierto a escuchar recomendaciones, solamente que el título no incluya algo sobre un monje y un ferrari, o siete pasos para hacer no sé que cosa, nada didáctico para mí, gracias.

p.p.d. Tenemos en puerta dos grandes eventos para nutrir el ratoncillo de biblioteca que llevamos dentro:

El 9 de junio estará la Feria Internacional del Politécnico en la Plaza Cívica de Ensenada. Según la página de Conaculta es un: Encuentro editorial que promueve el Instituto Polítécnico Nacional simultáneamente en 20 diferentes sedes de la República Mexicana. La feria tiene por objetivo promover la cultura de la lectura entre la comunidad académica del IPN y el público en general, mediante la oferta de un catálogo de títulos de diversos géneros literarios y áreas del conocimiento. Dentro de las actividades académicas y culturales de la FIL Politécnica se encuentran presentaciones de libros, conferencias, conciertos musicales, talleres de teatro, cuento y poesía.

A los que puedan y quieran salir de la ciudad.  El día 6 de junio arranca también la Feria del Libro de Tijuana. Contará con la presencia de escritores locales y nacionales de muy buen prestigio. Es probablemente la feria de libro más importante del estado, ya en su trigésima primera edición. Contará con una presentación de Xavier Velazco, cuyo “Diablo Guardián” está cumpliendo una década de existencia (fue en el 2003 que fue galardonado con uno de los premios más importantes a nivel mundial para novelas escritas en español, el Premio Alfaguara). Cada año la feria reconoce la trayectoria de un escritor, y  este año el invitado de honor será Luis Humberto Crosthwaite, uno de los escritores que definió la literatura bajacaliforniana,  con su lenguaje natural, endémico, con sabor a Baja California. Fue de los primeros escritores que puso en alto la idiosincracia regional, que se atrevió a escribir en un estilo propio, campechano, sin emular a las vacas sagradas de la literatura mexicana que dicho sea de paso la mayoría son del centro del país, y buscar su propio camino. Felicidades al Gran Pretender. La sede este año será el CECUT.

One thought on “El simple placer de leer

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *