Camus: El Mito de Sísifo

Camus: El Mito de Sísifo

Por Daniel Salinas Basave

Cuánta deliciosa desolación abrevada en la tinta de nihilistas y profetas del vacío existencial. Recurrente es el vicio de beber cada cierto tiempo el licor de los malditos y embriagarnos en las palabras de esos divinos pesimistas encargados de redimir nuestra ontológica insuficiencia.
Hace poco más de medio siglo, las buenas conciencias se horrorizaban ante la indiferencia maquinal de Mersault, el célebre Extranjero de Albert Camus, cuya ausencia de remordimientos genera más pesadillas que los horrores de la guerra.
A menudo, cuando recordamos al argelino, nos da por mentar a Mersault y su árabe muerto en la playa a ritmo de The Cure (Killing an Arab) o imaginar las ratas muertas de La Peste. Yo prefiero quedarme con este ensayo que pone el dedo en llagas siempre sangrantes: El Mito de Sísifo.
Basten un par de frases para dar una puntual idea de por qué este ensayo es un verdadero chingazo en el alma:

“No hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio. Juzgar que la vida vale o no vale la pena ser vivida equivale a responder a la cuestión fundamental de la filosofía”.

“Cuando los dioses condenaron a Sísifo, pensaron, con cierta razón, que no hay castigo más terrible, que el trabajo inútil y sin esperanza”

PD- El periodismo, siempre lo he pensado, es la más acabada representación del Mito de Sísifo. DSB

Y bueno, para aquellos intelectualoides puristas que nos consideran descerebrados e ignorantes a todos los futboleros, sepan que el buen Albert Camus jugó de portero en el Racing de Argel.

En fin. Felices cien años Albert donde quiera que estés.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *