A ti, que de repente odias a los chinos

A ti, que de repente odias a los chinos

Es claro que algunos restaurantes se equivocaron.  No pretendo justificarlos bajo ninguna causa. Lo que hicieron es castigable, pero pone sobre la mesa un asunto interesante y molesto.
En estos tiempos de la inmediatez, del juicio sumario en nano segundos, pregunto, ¿De qué estamos hechos?  ¿Estamos tan jodidos como para no saber diferenciar entre un par de sujetos y una comunidad entera?
Les recuerdo que así como juzgan pueden ser juzgados y para muestra un par de ejemplos; he escrito de manera amplia acerca del racismo y la xenofobia, don Antonio Gala diría que el racismo se cura leyendo, la xenofobia viajando.
Ahora, usted mismo que denuesta a las personas de origen chino en las escuelas y permite su estigmatización le pregunto ¿Así quiere que crezcan sus hijos? Porque ha de saber que no es ningún príncipe de ningún reino y usted tiene tantas posibilidades de ser discriminado como ellos.
La verdadera podredumbre de una sociedad se demuestra por como se trata a los que son diferentes. Y también les hago un recordatorio por si no saben de historia ( Es lógico el discriminador el 99% de las veces es un pendejo ignorante) la comunidad china tiene ya una tradición centenaria en la entidad, y no, no se van a ir a ningún lado, no van a cerrar sus restaurantes solo porque un par de tontos hicieron algo erróneo. ¿Usted nunca se ha preguntado por qué los tacos de  adobada son tan baratos? ¿Qué pasaría si se descubre lo mismo? ¿Habría una campaña para cerrar todos los puestos que vendan tacos de adobada para satisfacer su morbo?
¡Claro que no! Pero para poner las cosas en perspectiva se necesita dejar de ser ignorante. Y para eso a los bajacalifornianos y los mexicanos en general nos falta un largo trecho.
Miles de familias dependen de esos restaurantes. Muchísimos más somos clientes. Me recuerda el libro de cinco escritos morales de Umberto Eco. En los ochenta hubo una oleada de inmigrantes Albanos a Italia. Claro que no todos iban con las más puras intenciones. Por lógica los malos crearon la percepción de que todos los Albanos eran ladrones. Así pasa acá. Si un vino ruso saliera adulterado me gustaría saber si habría una campaña masiva para joderlos.
¡Es que son rusos! Gritarían muchos, pero les recuerdo que al igual que los chinos son rusos de tercera o cuarta generación, esto es, son tan mexicanos como todos los demás.
A la comunidad china pido una disculpa, y esperemos que el trago amargo pase. Que hay cosas más importantes en la vida. Y yo seguiré siendo cliente. Faltaba más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *