Yo no tengo una foto, por que no soy fotógrafa.. Tengo una foto mental y es la visita que ayer tuve en la Casa de Cultura de Ensenada, tan triste y fría… Sin apoyo del gobierno, carente de libros apropiados en su biblioteca, mi hijo estuvo ahí por primera vez y la sección de niños es deprimente, sin espacio entre la estantería y las mesas para sentarse, con muchos libros, si… antiguos y rotos, ah medio acomodar todo, algunos en ingles jajajaja, es risible en esta época de tecnología… risible por que incluso todavía usan ficheros y no denigro esta técnica tan hermosa para buscar un libro, pero claro yo veo que se invierten millones de pesos en remodelar oficinas del gobierno y en sus campañas y fotografías alegres para perfiles de Facebook y me pongo a pensar en esa casita de cultura y me parece sumamente triste… que ni siquiera mobiliaria o una computadora descente tenga la gente para convertir su ser en arte.

Triste por que ni siquiera mi hijo y yo amantes de las bibliotecas y los libros quisimos permanecer mucho ahí y me pregunto entonces:

¿Donde la imaginación juega?

¿Donde el arte florece?

¿Donde le damos respeto a ser felices siendo otros mientras se lee?

En la casita aquella de cultura.

Donar libros, apoyar al fomento a la cultura ayudando con la lectura semanal de libros en escuelas primarias, agregar una entrada a Ensenadita.com jajaja bueno me quejo un poquito, pero quiero hacer algo de mi parte. Por que todos somos Ensenada, no solo soy yo o mi hijo, somos todos los que habitamos aquí y una Casa de Cultura es eso, un hogar un sitio donde podemos ser o dejar de ser 🙂

Me encantaría un día verla florecer.