Sobre la inexperiencia, el talento y las bolas

Sobre la inexperiencia, el talento y las bolas

Creesiendo – Cristian Vázquez González. Ensenada, B.C.

Es sencillo criticar o defender la inexperiencia. Es sencillo asumir que un joven, por joven, será incapaz de realizar una tarea cualquiera.
Es sencillo defender, por afecto personal, buenos deseos o fe, a quien es incapaz  para una encomienda. 
Es común confundir no tener talentos y/o habilidades con no ser capaz de desarrollarlas. Es común confundir no tener talentos y/o habilidades con no tener un proyecto, plan, estrategia o mucha disciplina para compensarlo. 
Es común no tener habilidades, ni proyecto, ni disciplina para compensarlo. Y además ser joven.
Entonces sí, la inexperiencia es un arma increíble. Y nos amuela a todos los jóvenes. Y se amuela solo.

Eso pensaba ayer mientras leía  gente hecha bolas diciendo que el problema de un político (al que personalmente considero capaz de algunas cosas e incapaz en otras.) Es cierto, quizá sea inexperto e incapaz, lo sabremos pronto. O tal vez no. Todos hemos sido inexpertos e incapaces. Pero se puede ser inexperto y capaz o experto e incapaz. Quizá es inexperto e incapaz. Quizá aun no demuestra su capacidad. O quizá sea un tema de corrupción. Quiero creer que a tres meses aún no es correcto dar por hecho ninguno de los tres. En tres meses puede haber indicativos de incapacidad, inexperiencia y corrupción. Pero no todas las pruebas de ninguna. O tal vez de alguna. (No se haga bolas leyéndome)

Hay gente con treinta años haciendo algo, sin el talento o disciplina de convertir algo en “conocimiento escalable” (lo explico más delante). Yo he sido inexperto e incapaz de algunas cosas. Tú que lees esto, también. Ambos somos expertos o medio expertos al menos en una cosa y tal vez también capaces. 

 La inexperiencia sí existe. No hay forma de inhibir que es un lastre no tener referentes mentales y antecedentes, menos negar que probabilisticamente se está en desventaja. Tampoco podemos permitir que se diga que no se puede compensar de muchas maneras. Que hay personas muy capaces de hacer algo, que tienen disciplina para aprender en menor tiempo, talento para entender rápido o capacidad  y claro:conocimientos escalables. 

Reflexiona Jorge Volpi desde el argumento filosófico en su libro “Leer la mente”, algo que científicamente está comprobado. La mente humana es capaz de tomar un conocimiento previo y adaptarlo a lo que está viviendo. Capacidad de adaptar lo que hizo en otra etapa o esfera. Capacidad de convertir lo que ha leído en realidad. Capacidad de escalar el conocimiento, una habilidad que millones de veces en la historia ha provocado que el joven sea más capaz que el viejo, aunque más inexperto.

Se relaciona con las neuronas espejo y su capacidad de proyectar un factor con otro, de convertir un lenguaje a otro y se entrenan leyendo más, viviendo más, pensando más. También se heredan más capaces. Aunque no siempre se haya hecho algo o estudiado algo, Hay capacidad de escalarlo. No quiero ponerme ni filósofo ni clínico (que me falta experiencia para ello) así que: 

No vale la pena hacerse bolas.   Es cierto, mucha gente aprende viviendo y estudiando muchos años y está bien, esa es la forma más sana y práctica. Pero el talento existe, la disciplina existe. Las bolas también; la gente se hace bolas. Por eso no hay que hacerse.  (Porque hechos bolas no están tan claros los conceptos).


Cristian es autor, conferencista y político independiente. Trabaja como tallerista con adolescentes, asesor de comunicación y promotor de eventos. Promueve la lectura y creación literaria desde hace 10 años. En sus tiempos libres, ayuda voluntariamente a quienes de verdad trabajan por cambiar la política/ciudad de forma honesta y de vez en cuando sueña con hacer algo más que ayudarles. Estudió psicología y un poco de derecho-derecho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *