Si no creyera en la locura

Si no creyera en la locura

(Gerardo Ortega, miércoles, 13:30 hrs.) Hace dos años una pandilla de unos cinco o seis muchachos entraron al Cearte en donde mi mujer –La Nube– y yo tomábamos un café ahí en las mesitas, y nos ofrecieron unos boletos para una “rifa entre amigos”. ¿El premio? Un engargolado con las obras del grupo en cuestión. Eran unos morros de 17 años en promedio que estaban decididos a promover la lectura y sus propios textos.

La inocencia y su fe me conmovieron mucho, –yo también tuve nervios y mucha emoción a partes iguales días antes de llevar mis textos al taller literario de los sábados, a mis 18 años–. El grupito lo encabezaba Cristian Vázquez, que no están para saberlo, pero su mamá tuvo triates, Cristian es el nombre génerico de los tres, así, uno estudia Derecho, otro estudia Psicología, y el tercero se la pasa viajando entre Mexicali, Tijuana y Ensenada, haciendo de Pluma Joven una asociación civil –que ya lo es– y alentando a los chavos de otras ciudades que ya se integraron al proyecto.

Quien lo conoce ¿cree que Cristian puede estar en tres sitios a la vez? Pues no,  se van con la finta: son sus hermanos en realidad. El último chistecito que se echaron los de Pluma Joven –Cristian, uno de los tres Cristian, dejó la dirección general hace unos meses–, los muchachos que en realidad ahora son un ejército de unos 150 jóvenes (así como existen chavos que promueven un credo religioso, dicho esto con respeto, hay otros que promueven un credo basado en el acto de leer y escribir, como se les ve en cruceros o como los vi yo el sábado en la Macroplaza del Mar).

Pues les decía que el último chistecito es el Librofest tan mentado que será de mañana jueves hasta el domingo en la Plaza Cívica de la Patria, mal llamada Plaza “de las Tres Cabezas”.

El asunto del intercambio de libros  funciona así: sacan los libros que no usen, se los llevan, se los entregan al equipo responsable y a cambio otorgarán “libropesos”, con esos libropesos pueden comprar los libros que les alcancen. Esta es ya la tercera vez que se realiza el festival, y hoy van junto a una larga lista de marcas comerciales que le entraron al proyecto y los apoyan.

Por donde se le mire, creo que hay que reconocer la labor de Pluma Joven por la iniciativa de aportar acciones de promoción cultural sin esperar recompensa y desde una perspectiva ciudadana. ¿Cuántas personas conforman el grupo de aquellos que trabajan de a gratis, a sí sea parcialmente, en bien de su comunidad? No muchos.

¿Cuántos libros habrá en este Librofest? No lo sé, ayer entregamos un paquete, hay fotos con cajas completas que le están llegando hoy miércoles, que alguien me desmienta si podemos hablar de unos 12 mil ejePJ1PJ2mplares.

2 thoughts on “Si no creyera en la locura

  1. Tss genial, cuando yo estaba morrita hice junto con mis amigas una pequeña biblioteca colectiva en una casa… Me hubiera gustado no ser tan ensimismada de adolescente y ser parte de algo así.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *