Restaurante argentino LA TRANQUERA ofrece menú en Sistema Braille.

0

“Hace tiempo que me he sensibilizado con la problemática de las personas ciegas y las limitantes que encuentran en su vida cotidiana. Estuve involucrada con un programa que se llama Paseo a Ciegas Ensenada, coordinado por Ricardo Hernández, que consistía en recorridos recreativos en bicicleta para personas ciegas y /o débiles visuales. Allí, conocí a varias personas de la Unidad de Atención a Grupos Vulnerables adscrita a la Secretaría de Desarrollo Social Municipal (Sedesom) y tomé contacto con el subcoordinador de Discapacidad, Raúl de la Rocha.”
“Ya comenzaba a gestarse mi interés en dar un pequeño aporte desde el restaurante argentino del que soy co-propietaria y apoyar la cultura de la inclusión transcribiendo el menú, en sistema Braille. Pienso que desde el comercio y los espacios de turismo se puede ayudar a minimizar un poco la problemática existente y lograr que las personas ciegas puedan acceder por sus propios medios a consultar precios u opciones gastronómicas como cualquier otro comensal.” “Por otra parte, desde la Secretaría de Turismo del Gobierno de Baja California ya comenzaron los apoyos en el otorgamiento de las cartas-menú en Braille para restaurantes de distintas ciudades del Estado, pero no fue ese el camino que recorrí, aunque adherí completamente a la iniciativa. Por eso, quise implementarlo rápidamente”.
Paulina Jiménez Ochoa, una joven incansable, ciega, profesionista y militante por los derechos de los discapacitados. Actualmente es presidente de la Audioteca para personas con discapacidad visual (Apdisvi), AC y radica en Tijuana. Fue a ella a quien solicité ayuda y sin dudarlo me envió la transcripción del Menú del restaurante argentino La Tranquera en sistema Braille. Me hizo saber su agrado ante este aporte y considera que todo esto es un puntapié para que muchos otros comercios del sector gastronómico dedican un poco de esfuerzo para sumarse a esta tendencia”.
Ya tuve oportunidad de visitar a un grupo que está capacitándose en lecto-escritura en sistema Braille quienes se reúnen en instalaciones cedidas por el DIF Municipal, bajo la coordinación de Francisco Deleón Lemus (51) quien gentilmente revisó y leyó el menú de La Tranquera, con lo que me quedé totalmente tranquila para comenzar a ponerlo a disposición de la comunidad ciega y débil visual en el restaurante.
“Este grupo está formado por alrededor de 13 personas, el más joven tiene 20 años y los demás son adultos. Algunos han perdido la vista hace 5 o 10 años y necesitan fortalecerse para poder continuar su vida. Allí tienen posibilidades de asistir diariamente de 11 a 2:00 PM y participar de un Programa de Movilidad de Bastón Blanco, Terapias grupales, Yoga, Lecto-escritura en sistema Braille e iniciación a la computación y todas estas actividades son gratuitas”.
“ Deleón me comentaba que necesitan apoyo de la comunidad o autoridades para la adquisición de materiales básicos para la cotidianeidad de las personas ciegas como bastones, como regletas para escritura en Braille, punzones y hojas que luego se perforan. Este set básico cuesta alrededor de $250 pesos pero al no conseguirse en la ciudad, las personas que los necesitan los deben procurar en el centro del país o en Estados Unidos. Así que se agradece la ayuda de autoridades o la comunidad en general en este sentido.

Comments