564493_10200896269148673_537464623_n

Manejo de fauna silvestre en zonas urbanas

Apr 9 • Medio ambiente • 568 Views • No Comments

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

564493_10200896269148673_537464623_nHay muchas cosas de las cuales una persona quisiera escribir y compartir; sin embargo, a la hora de querer hacerlo no nos decidimos y damos vueltas y vueltas sobre el mejor tema a comentar, sobre todo cuando se trata de la primera vez que lo haremos en la red.
Ese es mi caso, me comprometí a escribir en este blog sobre temas ambientales, pero son tantas cosas las que me gustaría compartir, que finalmente me he decidido precisamente a partir de algunas preguntas que me he encontrado últimamente en facebook y que se relacionan con lo que puede hacer la comunidad al encontrarse con algún animal silvestre dentro de nuestra comunidad, especialmente si este se encuentra herido.
Empezaré por señalar que la Dependencia responsable de la vigilancia de la vida silvestre en nuestro país, es la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), la cual tiene sus oficinas en Ensenada en la calle Primera, en el edificio PRONAF, atrás de las oficinas de correos. Sus números telefónicos son el 1724099 y el 1765000. El personal labora de 8:00 AM a 4:00 PM, horario dentro del cual pueden llegar a atender este tipo de situaciones si son requeridos por la ciudadanía y por las propias autoridades.
En caso de que una persona encuentre algún animal considerado como fauna silvestre (animales que encontramos en estado salvaje, no mascotas domésticas), lo primero que se debe hacer es no molestarlo y alejarse de él. Si este animalito ha “invadido” nuestras propiedades, debemos mantener la regla de no lastimarlo. Si se trata de un animal potencialmente peligroso, se debe llamar a la autoridad de manera inmediata para que sean los especialistas quienes atiendan esta situación. Lo recomendable es llamar al C4 mediante el número de emergencias 066, y al exponer la situación, el personal del C4 canaliza la atención del asunto a la dependencia correspondiente.
Es prudente alejar a los niños y personas vulnerables para evitar un ataque mientras llegan los especialistas.
Lo más común que se presenta de acuerdo con el Departamento de Bomberos, son los reportes de enjambres de abejas. IMPORTANTÍSIMO: No dañar a estos insectos, ya que son un componente sumamente importante de nuestro ecosistema. No debemos rociar insecticidas, agua jabonosa ni otras sustancias, siempre se debe reportar al C4 o directamente a Bomberos (Tel. 068) para que ellos determinen que hacer. El protocolo normal últimamente es que se llame a un apicultor para que retire los enjambres y se los lleve a sus instalaciones, donde podrá recolectar la miel y obtener un beneficio económico.
Si se trata de serpientes, sobre todo si no sabemos si son especies venenosas, debemos mantenernos a una distancia prudente, tratando de no perderla de vista y llamar de inmediato al C4. Una vez en el sitio, el personal calificado atrapará al animalito sin causarle daño, para posteriormente revisar su estado de salud y reubicarla en un área donde no haya viviendas.
En las noticias hemos visto varias veces el caso de que se han encontrado aves lastimadas que no pueden volar o mamíferos marinos que han quedado varados. En esos casos es MUY IMPORTANTE NO MOLESTARLOS, de preferencia NO TOCARLOS, NO DARLES COMIDA y únicamente reportar a PROFEPA la situación si se está seguro de que el animal está en riesgo, como por ejemplo si hay posibilidades de que sea atropellado o que algún otro animal pueda atacarlo.
Si por ejemplo se cae un ave de un nido y un ciudadano sin conocimientos en el tema pero dispuesto a ayudar, lo mueve, lo lleva a otro sitio y lo alimenta inadecuadamente, será muy probable que esta ave muera. En cambio, tendrá más posibilidades de sobrevivir si esta persona lo deja en la misma área y solo lo protege de peligros inmediatos (puede colocarlo en algún lugar alto pero en la misma zona) para que los padres lo vean y le lleven alimento ellos mismos. No lo toquen, ya que el olor del humano puede hacer que los padres lo rechacen.
No se les debe dar alimentos sin previo conocimiento de sus hábitos alimenticios, y menos aún darles alimentos procesados, ya que esto definitivamente les causará daño al recibir sustancias a las que no están acostumbrados y que no podrán procesar.
Si los colocan en jaulas, cajas o los transportan, les causarán estrés. Es mejor no tomar estas acciones.
También es común que la gente preocupada por los mamíferos marinos por ejemplo, piensen que si encuentran un ejemplar en la playa, es que éste se encuentra en peligro y no siempre es así. Antes de considerar llamar a la autoridad, deben asegurarse de que en verdad está herido o tienen algún problema evidente. Si es necesario pueden reportar y la autoridad atenderá la situación. Ellos valorarán las acciones a tomar y en su caso, solicitarán apoyo de grupos ciudadanos organizados para la atención de estos organismos, tal como ocurre con Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Ensenada A.C. (ICMME).
Esta organización conformada por ciudadanos tiene como objetivo principal, el lograr un manejo apropiado de los mamíferos marinos y su ambiente, mediante el desarrollo de actividades encaminadas a su investigación en la región noroeste de México, especialmente en la Bahía de Todos los Santos, Baja California.
Actualmente dirige proyectos de investigación, educación ambiental, desenmallamiento y atención a mamíferos marinos varados.
Es muy importante saber cuando realmente hay un mamífero marino varado, ya que las ballenas y delfines no deben permanecer fuera del agua, pero en cuanto a los lobos marinos y focas, sólo se consideran varados si se encuentran enmallados, con anzuelos, heridos o enfermos, ya que algunas de sus actividades las realizan de manera natural fuera del agua.
Si por ejemplo encuentras a una cría de foca sola en la playa, no la muevas de lugar ni la alimentes. Si la madre encuentra gente cerca, no regresará, por lo que la cría tiene más posibilidades de sobrevivir si permanece donde la dejó la madre. Es necesario observarla durante 48 horas antes de considerarla varada. ICMME cuenta con voluntarios que realizan estas acciones.
Otro caso a tomar en cuenta es el de las focas elefante, que salen a la playa por varias semanas a cambiar de pelo. Durante este tiempo la respiración es irregular, les lloran los ojos, les fluye la nariz y la piel se les cae; esto es normal y no se les debe mover ni regresar al mar.
Si observas un varamiento, se agradecerá tu apoyo tomando las siguientes precauciones:
NO LO TOQUES. Un mamífero marino varado está en una condición de estrés o tensión, por lo que puede morderte si tratas de tocarlo, o contagiarte una enfermedad. Tu mascota también puede contagiarse, por lo que debes evitar que se acerque. SI bien no son enfermedades mortales, al ser poco conocidas pueden ser mal diagnosticadas, con las consecuencias que esto trae consigo.
NO LO MOLESTES. La ley mexicana prohíbe dañar, capturar, matar, recolectar o comerciar con ejemplares de mamíferos marinos vivos o muertos o con alguna de sus partes.
NO LO MUEVAS O TRATES DE REGRESARLO AL MAR. Puedes lastimarlo.
Para reportar el varamiento puedes seguir los siguientes pasos:
1. Identifica el tipo de mamífero marino que es.
2. Observa al animal sin tocarlo ni moverlo. Observa si esta vivo, muerto, herido o enfermo, con redes o cuerdas en el cuerpo.
3. Recuerda su localización. Toma nota del lugar donde se encuentra y como llegar.
4. Llama al ICMME. Sus voluntarios se harán cargo del animal varado. Su página http://icmmeac.org/ y su teléfono: 1975329.
En todos los casos es muy bien recibida su oportuna intervención, ya que con ello se protege la vida silvestre que nos rodea, porque cada una de las especies con las que convivimos es parte de nuestro planeta, y adicionalmente a que lleguen a ser importantes por el uso y el provecho que pudiéramos obtener de ellas, su principal importancia radica precisamente en el simple hecho de existir.
Seamos respetuosos de la fauna que nos rodea, porque no son ellos los extraños que llegan hasta nuestras comunidades, somos nosotros los que hemos invadido su territorio y debemos conocer y tomar las medidas adecuadas y necesarias para lograr una convivencia armónica con todos los seres que como nosotros, habitamos este planeta llamado TIERRA.
Se agradece al Lic. Ernesto Chaboya de PROFEPA, su apoyo para la integración de esta información.

Related Posts

« »