LA MÚSICA CLÁSICA: PORTISHEAD “DUMMY” (1994)

LA MÚSICA CLÁSICA: PORTISHEAD “DUMMY” (1994)

dummy.

Fue por ahí de los ´90 se gestó un movimiento musical llamado trip-hop, una nueva variante de la música electrónica, básicamente sonidos de downtempo y arreglos muy emparentados con el hip hop. Bristol fue la cuna que vio nacer este movimiento, y entre tantas agrupaciones se encontraba Portishead.

Portishead es el nombre de una localidad que se encuentra en Bristol, Inglaterra. Beth Gibbons (vocalista) y Geoff Barrow (tecladista) iniciaron este ambicioso y novedoso proyecto que eneste su primer álbum “Dummy” (1994), ganó inmediatamente una cantidad enorme de fanáticos alrededor del mundo, por su innovador y enigmático estilo musical.

“Dummy” es un disco que carcome, que te envuelve en sus sonidos perfectamente elaborados, que te sumerge en un mar violento de emociones, mientras la voz de Beth Gibbons es la guía que te lleva sin escalas a ese apocalipsis musical. Estamos ante un álbum que exige atención, por lo tanto es difícil de digerir para aquellos que jamás lo han escuchado.

Es un disco de culto que dentro de una nueva corriente musical ha logrado ser ovacionado por la crítica y admirado por otras celebridades del medio como Thom Yorke (Radiohead), Tricky, Brian Molko (Placebo), Billy Corgan (The Smashing Pumpkins), entre otros. Sin dudas “Dummy” es un elección adecuada para las atmosferas gélidas de esta temporada del año, para recostarte en tu cama y dejarte llevar por esos sonidos de hip hop mezclados con soul, jazz y arreglos orquestales.

El viaje inicia con “Mysterons”, la antesala perfecta para el despegue, le sigue “Sour Times”, “Strangers”, “It Could Be Sweet” que sostienen la misma atmósfera. “Wandering Star” es el intermedio adecuado para recrearnos un poco del ritmo down tempo con el que abre este disco. Sigue “It´s a Fire” una de las canciones más hermosamente estéticas de “Dummy” ( ´Cuase this life is a farce, I can´t breathe through this mask, like a fool. So breathe on, sister, breathe on). Pasamos a la segunda parte de Dummy, “Numb”,”Roads”. “Pedestal” y “Biscuit” mantienen el efecto de este buen trip hop; a estas alturas tienes una sensación extraña, una nostalgia que de súbito llegó y se apoderó de tus emociones, para dar un último toque, “Glory Box” la canción con la cierra esta obra de arte.

Sabes que algo te golpeó pero no sabes cómo, ni dónde. El mar violento ha cesado y solo quedan los restos del naufragio. Ahora quedan los efectos en tu cabeza y una adicción inevitable a este disco, recomendable para melómanos y curiosos de la música.

 

Juan Betancourt.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *