Hombre de palabra

0

En junio del 2012 fui invitado a colaborar en el suplemento Palabra. Eso sucedió en la feria del libro del Politécnico. Rael Salvador, acompañado de Herandy Rojas caminaba por los pasillos buscando libros, yo estaba allí junto con la artista Yolángeles intentando vender algunos ejemplares de mi biblioteca por falta de espacio en  casa. Rael se me acercó y me dijo que no fuera estirado, que debía colaborar para el suplemento. Yo le dije en ese entonces, que era cuentista, que era novelista, que el ensayo era algo farragoso y complicado. Sonrió y me dijo que le enviara algo, que si era bueno o malo lo decidiría él.

Yo tenía una suerte de guía para la presentación que había hecho un mes antes en la feria del libro de Tijuana, La liturgia del tigre blanco, de Daniel Salinas Basave. Se lo envié y para mi sorpresa lo publicó. Una amiga periodista leyó el texto y me dijo que tarde o temprano mejoraría, que siguiera participando.

La semana siguiente Rael me dijo que tenían en mente un número especial dedicado al natalicio de Gabriel García Márquez, que le gustaría que escribiera un ensayo. Estuve quebrándome la cabeza pensando en cómo hacer un ensayo de esa envergadura. Al final decidí hacer un capitulario, un ensayo dividido en una suerte de aforismos que hablaran de la obra del escritor colombiano titulado El otoño del patriarca de las letras.  Al parecer gustó y de allí me dieron mi primera central, un ensayo más completo titulado García Márquez, una vida que vale la pena contarla.

Me convertí en habitual en el suplemento, mentiría si no dijera que me sentía como el burro que tocó la flauta, por primera vez, alguien consideraba que un ensayo mío valía la pena publicarse. De allí salté a las revistas Espiral y Replicante, a los periódicos en línea SDP noticias y Sinembargo, a la revista Umbigo, Volante, empecé a publicar en este portal ensenadita.com, en 4vientos, de repente, un tipo como yo que jamás había publicado nada, publicaba por todos lados, y eso sin lugar a dudas se lo debo a Rael.

Tuvimos nuestras diferencias por supuesto, pero que por encima de todo, la amistad se mantuvo. Al parecer Rael deja Palabra, un ensayo mío pudo ser el motivo (pretexto), para terminar su trabajo como editor de un suplemento que se convirtió con el paso de los años en un referente necesario para la cultura de la ciudad. Se va Palabra y nos vamos algunos con él. No tengo más que gratitud hacia alguien que vio en mi lo que nadie más había visto. Por lo cual tengo que ser solidario. Palabra sin Rael es como Macondo sin García Márquez. La simbiosis es innegable.

Ya buscaremos nuevos espacios porque ante todo, tenemos buen capitán, solo cambiamos de nave. A los interesados, aquí mismo publicaré el polémico ensayo, causa de la controversia. Saquen ustedes sus conclusiones.

Escritor ensenadense, nacido en 1968. Ha colaborado en diversos medios de comunicación y es Editor y Director de la Editorial San Mateo que ha dado múltiples espacios a escritores de Ensenada, y de otras partes de México Mi twitter: @ramiroatondo https://www.facebook.com/ramiropadillaatondo

Comments