Festival Coincidir: No es cualquier coincidencia

0

 “Si la vida se sostiene por instantes

Y un instante es el momento de existir

Si tu vida es otro instante… no comprendo

Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio… Y coincidir”. Coincidir, Alberto Escobar.

 

La vida se resume en un instante. Una decisión, el entrelace paulatino de ellas, de sonrisas, de miradas y obsesiones.  Así es como un casi desconocedor de la poesía, se topa con algunos conocedores de la trova y siendo todos conocedores de llevar los sueños al papel y del papel  al sudor, coinciden.  A una semana del Festival, leyendo los comentarios del público que nos acompañará y viviendo la emoción de los cantautores que forman parte, es complicado contener la euforia y el entusiasmo de ya estar ahí, el viernes 16 de octubre, recibiendo a los 23 caminos que llevan a coincidir con cientos de seguidores, con miles de encuentros. Hace un año que llegué a este proyecto, entregando las horas, los desvelos y la tinta, escuché esta idea: reunir en Ensenada a la mayor cantidad de cantautores posibles, que lleven la diversidad en sus canciones y empapen al escucha del romanticismo popular, de  la protesta original, a los empedernidos del desamor rodearlos de la composición poética, a los talentos emergentes de la experiencia de los años, a Ensenada de la canción de autor.

 

“comprenderás que tu dirección será por tu naturaleza

ya ves que le río se dirige a donde pone coordenadas el planeta” (A la ventana Carolina, David Aguilar)

 

La magia de convertir un sueño en proyecto reside en que desde el surgimiento,  por más que delimites  el proceso para llegar a él, no puedes tener claro su alcance. Papel, Excel, conversaciones en medios virtuales, correos, trabajo en equipo y lanzar la moneda al aire, con el halo de la convicción y el azar disfrazado de esperanza.  En la organización de eventos te encuentras con un sinfín de factores que se escapan de tus manos y en géneros poco explorados como la trova en el norte de nuestro país, mucho más depende del corazón , de la confianza, instalar el esfuerzo en otros soñadores que sincronizan sus anhelos en palabras y ritmos.  Creer en el público.  Tener fe en tu naturaleza, defenderla y dejar ir, para ser…

“Te contaré una historia de hace mucho tiempo
cuando eran casi niños los que hoy son más viejos.
La sangre y la metralla irrumpieron la noche…”
Andrés Herrera.

La trova, desde la perspectiva de composición poética, denota versos bien logrados tornándose  a ritmos generalmente de guitarra y compartidos en espacios públicos en líneas desde el amor al reclamo: el amor a la vida, a la sensualidad, al verso mismo. El tiempo transcurre, del trovador medieval con su tono jocoso, a la protesta cubana, a la consagración del género ya no a las calles, sino al escenario: llevar la palabra embellecida al público a través del ritmo y la composición. Gritar los gustos, evidenciar los disgustos, proclamar y exigir un cambio: de emoción, de cuerpo, de gobierno… revivir la naturaleza del género, independiente, libre, por placer, sin la esclavización económica, con la libertad de un escenario alternativo (como lo es el de coincidir), con la intimidad de la canción. Llevar la palabra a nuevos públicos.

“un día crecieron notas de mis dedos y fueron otros los que las tocaron” Edel Juárez.

Algo mágico de vivir todo el proceso de evolución del festival, desde una muy probable cancelación por problemas de salud de su creador y promotor, Alejandro Avendaño o por complicaciones logísticas, hasta confirmar un elenco pequeño e ir sumando artistas por su propia voluntad, sentir la reacción del público, la sorpresa por la cantidad y calidad de invitados, las llamadas, la alegría de Alejandro por cada confirmación, las solicitudes de los artistas por formar parte, el trabajo de todo el equipo por hacerlo posible, ha sido constatar ese lado humano, directo, sincero, de creativos que han dado forma a canciones memorables en voces propias y ajenas, que quieren estar en el escenario con sus amigos de hace años o con sus maestros admirados, que desean llevar a voz propia canciones que los han hecho ganar Grammys o premios Billboard, que desean  tocar, coincidir con  las notas que salieron de sus dedos.  La magia de saber que es un festival donde el artista decide coincidir, donde el público decide coincidir, donde sin una maquinaria empresarial y comercial detrás se dan las cosas, fluyen a pesar de cualquier complicación. Esas, las notas, ese, el ritmo del festival…

“No, señor político, nosotros pensamos distinto…” Gerardo Pablo.

Y sí: la trova, lo que aún queda de ella, la que queremos revivir e invocar en el norte de nuestro país, como protesta sutil, en la práctica. Y no hablamos de que los invitados sean sólo del género, sino que el género toma vida en la invitación. Si la vida no nos dio el talento de aquellos que conglomeramos, queda la voz de las acciones, resta ese ejemplo de  remar contracorriente. México , el estado mexicano,  con sus cánones culturales aún no encuentra los sistemas adecuados para impulsar los proyectos independientes, para dar la mano sin exigir simbiosis, para creer sin fotografiar, para dar el encabezado sin buscar encabezar. Pero esto viene de la gente y va para la gente, un género, (como muchas manifestaciones culturales  con limitantes de comercialización o efectividad para conseguir votos)  que muchas veces, para llegar a sitios altos,  debe o tiene que ser impulsado con millones de nuestros impuestos. Aquí el público piensa distinto. Aquí pensamos en la libertad de pagar por lo que te gusta, la libertad de invitar, la libertad de creer en dar un paso grande, sin los millones, sin ganar los millones, ganando algo más: la dicha de pensar distinto…

Y así, en las letras de los invitados, en las ilusiones de los emergentes, en la confianza de germinar una idea, en menos de una semana… coincidimos. Del 16 al 18 de octubre, Ensenada será la capital de la trova.

P.D. Uno quisiera agregar en el texto tantas palabras que pudieran surgir de otros grandes autores admirados, como Alejandro Santiago, Raúl Ornelas, E. Oceransky, A manera de café, Miguel Luna, Ferra, Franko, Matiss… e incluso los amigos cantaautores locales con enorme talento como Tonatiuh, Padma, Fernando de Ita, Uriel, Ilse… pero la extensión también limita el mensaje. Y sin duda, el público tendrá muchos mensajes por escuchar en sus voces.

Cristian Vázquez.

FB_IMG_1443807186751

Comments