De la aeronáutica a la educación: Las inhumanas reformas

De la aeronáutica a la educación: Las inhumanas reformas

Por Cristian Vázquez.

Fundador de Pluma Jóven A. C.

 

¿Qué tanto sabes de energía termo-nuclear? ¿Alguna vez te has puesto a pensar en las implicaciones que tiene la aeronáutica espacial? Yo tampoco. Si algo tienen en común estos temas es que un ciudadano como tú y como yo no tendrá fácilmente conocimientos bastos para conseguir una opinión concreta sobre ellos. No son necesarios para su vida.

“todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad…
(Adicionado mediante decreto publicado en el diario oficial de la federación el 10 de junio del 2011)” Artículo 1ero de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Este artículo parece similar a la energía termonuclear; está en manos de unos cuantos. Hoy, incluso parece lejano a los maestros. Todos parecemos lejanos a los maestros.

Hace 28 meses y 6 días que se reformó nuestra Constitución en materia de Derechos Humanos. 850 días de un paso que, para siempre, cambiaría discurso abogados, docentes de Derecho y medios de comunicación mexicanos. El resto de la humanidad sigue en espera.

Fue en ese preciso año, dos meses después,  en el que tuve la oportunidad de ingresar a la UABC en la Lic. De Psicología. Paralelo a mi formación en los primeros pasos de la carrera, conocí de primera mano los indicios de: “Los cambios en el proceso de Amparo”, “el nuevo Derecho Mexicano” y cientos de Foros, conferencias, eventos, etc. donde el espacio se decía abrir a la colectividad y los mismos rostros reiterados de abogados y estudiantes se empapaban de los términos que hacían retumbar los muros, papeles y pantallas: Derechos Humanos por aquí y Derechos Humanos por allá, junto a los Búhos y las Balanzas.  En un acto de reciprocidad, los litigantes por un lado y el resto de la humanidad por el otro, pusieron en la mesa “VIP” la reflexión sobre este cambio Constitucional que es obligatoriamente transformador de todas las normas del país y se relaciona con todos los ciudadanos por igual. Quizá la mayor responsabilidad que ha tenido el “entorno jurídico” de  México. La humanidad misma.

Ahora, ¿En qué coinciden nuestra Constitución, un Maestro Mexicano y un niño Surma de Etiopía junto a uno Triqui de Oaxaca (tan de moda hoy por su triunfo en el baloncesto)  ? A sólo cinco días hábiles para la presentación de Amparo contra la Reforma Educativa, parecen más similares a la ciencia termonuclear. La Constitución y su máxima reforma en las últimas décadas, aparenta estar opuesta a la aprobada el 26 de Febrero de 2013.  El Maestro, promotor de la humanidad mexicana, pasa a un término mecanizado, laboral, cuantitativo,  en pro de su “Progresividad” ¡Y dónde queda lo Humano!.

Por eso la gran introducción sobre los Derechos Humanos. Considero que “La Evaluación” es lo más pertinente que se puede hacer: Tratar de que, quien vive de recursos públicos, cumpla con su deber (sabemos de otros tantos que deberían ser medidos con la misma vara); el problema son las implicaciones. Si una persona es ciega y tiene un cáncer tratable no empezaremos curándole la ceguera, sino evitando los riesgos de muerte. Lo mismo ocurre aquí: La Reforma Educativa (hablando del 3ero Constitucional) de 2013 menciona 4 veces más al maestro que al alumno y únicamente refiere 2 veces a los padres de familia. La filosofía es: Cuando hay un cuerpo enfermo, más vale curarle los ojos.

 No hay un interés legislativo visible por “humanizar la educación”, ni trabajar con el desarrollo emocional y psico-social del niño. Volviendo a las comparaciones, la Obesidad, la violencia y la adicción infantil tienen un mismo origen: El desinterés por la individualidad, en este caso del estudiante. Hace mucho que el niño y adolescente es Estadística de alfabetización, alcance o pruebas “ENLACE” pero, parece que falta mucho para que sea humano. Ni que decir de los maestros entonces. Nuestros niños están cargados de Ansiedades y conflictos.  Hace falta fortalecer la “humanización del maestro” como intermediario entre la institución, el niño y el hogar, para poder hablar de auténticos “Derechos Humanos”. Una reforma de tintes meramente laborales y centrados EN EL DOCENTE  es una contradicción: ¿Dónde quedó el Artículo 1ero citado al principio?

Ahora, ¿Por qué defender al Magisterio si ya es “caso perdido”? Por dos simples razones:

1.- Por que el orden de la Reforma no es el adecuado. Debería de existir continuidad para las plazas y minutos previamente ganados (moral o inmoralmente, ese es otro tema) y empezar a reconstruir un magisterio capaz de solventar las necesidades emocionales y culturales del niño de hoy, generar docentes que compitan entre sí por las plazas según su capacidad (no su facultad de solventar exámenes) y presentar oportunidades de capacitación práctica en grupos para aumentar su rendimiento. Elevar su calidad construyendo desde “La Normal” hasta el aula, no derrumbando para construir. Los alumnos de hoy son los maestros del mañana. ¡Formemos maestros  capaces con profesores emocionalmente capaces!

2.- Por el bien de nuestros niños, adolescentes y futuros profesionistas. El miedo es el peor maestro de la vida. Docentes temerosos, sujetos a la voluntad política, atentos a la evaluación y no al grupo por temor a su despido inmediato, traerá mayor desapego  a las situaciones ya mencionadas. La evaluación corta-cabezas también extirpa corazones. La mayor “habilidad para la vida” impartible en “el modelo basado en competencias”, es la de buscar la felicidad, no la calificación. ¿Qué le podemos pedir a quien es educado por alguien que temía por el sustento de su familia, aun sin tener la formación de vida para solventar dicha presión?

México merece la tranquilidad de los maestros, junto a la profesionalización de los próximos. Los que han luchado por un México mejor e incluso los que han atado a nuestro sistema un lastre de conformismo, pasividad y mediocridad (también llamado permisos sindicales, ausencias constantes por enfermedad, quietud frente al aula y muchas horas libres) son fruto de un sistema que hay que cambiar, pero atentos a la verdad de nuestros tiempos a nivel global,  esa verdad que no es propia de los Abogados sino de cada agente de nuestra sociedad.

Notas finales: Quedan 5 días para anteponer amparo ante la Reforma Educativa. Nos metieron el 16% en la Cámara de Diputados (queda tiempo para presionar al Senado) y México está casi fuera del mundial de futbol. El 11 de Junio de 2011 hubo una reforma cualquiera y la aeronáutica espacial ha llevado 12 hombres a la luna. Esperemos que los maestros no se queden por allá.  No lo permitamos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *