Daniel el viajero

0

El multipremiado escritor y periodista, colaborador de El Vigía, tiene muchos kilómetros recorridos por varios continentes; aquí una parte de sus inicios

 

Por Gerardo Ortega

El viernes 18 de agosto de 1978 un niño de cuatro años viaja con su familia en un Dodge Dart blanco de la ciudad de Monterrey hacia un lugar que no olvidaría jamás. El niño se acerca a la ventana, observa con asombro luminoso lo que no alcanza a comprender, pero que convertido en imagen motivará algunas de las decisiones importantes de su vida.

 

Aquel primer día de vacaciones, desde el puente de Puerto Isabel, frente a la Isla del Padre en las costas de Texas, un pequeñito de nombre Daniel Salinas Basave vio el mar por primera vez y para siempre.

La idea de viajar dio señales de fuerza con la hormona adolescente de sus 14 años, cuando junto a un amigo de la secundaria hizo un recorrido del tamaño de su inquietud: De Monterrey a Chiapas, cruzando por Veracruz y Tabasco. Una libertad llena de aventura, y otra vez de imágenes nuevas, de euforia, de libertad.

El virus de viajar estaba implantado.

 

*

De 1993 a 1994 Daniel y yo asistimos al mismo taller literario en el Monterrey natal. Lo conocí a una edad en la que la vida de adulto era una película que aún no se filmaba, el guión se apuntaba a lápiz en una libreta que a veces olvidábamos. Aquel taller tenía como labor emblema preparar lecturas dramatizadas y presentarlas en un teatro. Rubio y de pelo largo, vestido de negro y a veces descalzo, él recitaba de memoria poemas deicidas, apocalípticos, irreverentes. Provocaba reacciones encontradas pero siempre afectuosas.

*

A inicios de los noventa, para el joven Daniel el territorio de sus viajes eran las calles del Monterrey natal, de punta a punta, sus aficiones siempre han sido el metal y en ese entonces los toquines en Factores Mutuos, los que se armaban en El Clan, un antro de Monterrey, o los de algún rave en el Deambulatorio, donde explotaban los sonidos industriales dentro de la apagada Fundidora, y a donde alguna vez lo acompañé.

La juventud y la mesura nunca han sido grandes amigas, por ello nadie presagiaba al padre modelo y al esposo de Carolina con quien está casado desde el siglo pasado. Lo que sí parecía un anticipo eran sus lecturas infantiles y el santuario de la biblioteca de su abuelo, augurio de los cientos de libros que amueblarían su cabeza.

Octubre de 1996. El vuelo es Boston–Reijkavik–Londres. Primer brinco al charco. Daniel el viajero se gradúa con un bautizo sobre el Atlántico. Tiene 22 años.

Visité siete países con mención honorífica a Islandia, Escocia y norte de España. Volví a Euruapan en 1999, el primero de muchos viajes con Carolina. El viaje por República Checa y Austria en 2004 fue punto y aparte. Fui a Italia en 2001; los tres viajes a Sudamérica y el de China en 2009.

*

Bajacaliforniano por adopción, la vida lo hizo periodista, las lecturas lo volvieron escritor, y la curiosidad le regaló ser viajero, un viajero que busca perderse.

Qué clase de viajero eres, le pregunto, ahora con media película filmada. Soy mochilero y caminador, porque viaje sin caminata no es viaje. Uno de los máximos placeres que tiene la vida humana es caminar por vez primera una ciudad y caminarla sin rumbo ni guía, buscando intencionalmente perderte.

Es evidente que no prefiere las rutas establecidas. ¿Qué evitas?, le pregunto.

Evito lo descaradamente turístico. Evito lo hecho a priori para el turista. Tomar un tour con guía bilingüe es una aberración.

El sábado 8 de mayo de 1999 Daniel y Carolina se establecieron en Playas de Tijuana, en una casa a 20 metros del mar. Hasta esta tarde han pasado 20 años, 8 meses y 20 días desde aquel hallazgo profundo de un niño rubiecito de cuatro años en Puerto Isabel, pero su impresión está intacta.

Se puede afirmar que desde entonces, Daniel viaja con el mar todos los días.

El mar es uno de los compañeros de Salinas Basave desde sus inicios.
El mar es uno de los compañeros de Salinas Basave desde sus inicios.

 

 

Gerardo Ortega es regio y vive en Ensenada. Es editor de un periodico de la localidad y le gusta bailar cumbia colombiana. Su blog lo encuentras en: http://yadivia.blogspot.mx/ Su Twitter: @yadivia y este es su correo: yadivia@hotmail.com

Comments